browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

El ÁNGEL PERDIDO. Diversión por saturación.

Posted by on 20 enero, 2013

   autor: Javier Sierra

   año: 2011

     Martin Faber ha sido secuestrado por una misteriosa organización de origen armenio. A partir de ese instante Julia Álvarez, su esposa, se ve involucrada en una vertiginosa aventura para rescatar a su marido. Además, encontrar al señor Faber se convierte en el objetivo prioritario de grupos tan distintos como la inteligencia norteamericana como por una milenaria y excéntrica organización asiática. Durante la aventura Julia Álvarez descubre que la vida de su marido, un climatólogo, es todavía más extraña de lo que ya sabía. Poco más se puede decir del argumento del Ángel Perdido sin desvelar ninguna de las muchas sorpresas que esconde la novela.

     Javier Sierra nos ofrece una aventura fantástica en la que a cada página pasa algo. Ángeles, piedras de origen divino, el mito de Gigalmesh, Noé, un ocultista llamado John Dee y el Camino de Santiago dan forma a la trama de esta historia. Atreverse con el género fantástico siempre supone un riesgo, ya que el autor tiene que equilibrar entre lo irreal y lo creíble. Habitualmente la solución cosiste en situar la acción en un tiempo o un espacio distinto, donde las propias leyes internas del relato permitan la posibilidad de un mundo fantástico. En el caso del Ángel Perdido Sierra se atreve a hurgar en el misterio de nuestro mundo cotidiano. Una mezcla de cientificismo, leyendas mitológicas e interpretaciones originales (o quizá extravagantes) de datos comprobables, son los hilos utilizados por Javier Sierra para tejer esta aventura del género.

     Lo mejor que se puede decir del esta novela es que no permite que te aburras, ni por un segundo. Se trata de un libro repleto de acción donde constantemente pasan muchas cosas. Las sorpresas, los descubrimientos, las novedosas revelaciones, los giros inesperados están a cada página. Este exceso de acción demuestra, posiblemente, el miedo de autor de aburrir al lector, ya que además del vertiginoso ritmo pocos más son los recursos de la novela. Los personajes son individuos planos que apenas se diferencian los unos de los otros, excepto por sus nombres. Cumplen tan bien los estereotipos que podrían aparecer, de pronto, en cualquier otra novela del género y nadie se daría cuenta del cambio. De esta valoración exceptuaría, quizá, al inspector Figueiras. Un policía gallego que desde el principio se ve desbordado por los acontecimientos y parece ser el único personaje de la novela que no ha sido ensamblado en serie. A pesar de ello Antonio Figueiras recibe un tratamiento casi marginal y es abandonado durante gran parte del libro.

     Estamos ante una novela que cumple con el objetivo de entretener, al menos a los seguidores del género, pero como ya se dijo, más por la sobrecarga de acontecimientos increíbles que por cualidades narrativas. Es de agradecer, al menos, que Javier Sierra no caiga en el típico tratamiento entre buenos y malos tan usual en otros libros del género fantástico o de ciencia ficción. Él Ángel Perdido mantiene la elogiosa virtud de que los malos no lo sean del todo, ni los buenos se traten de seres celestiales e inmaculados.

      El Ángel Perdido demuestra dos cosas de alguna manera relacionadas. Que el marketing es la clave del éxito literario y que elegir un libro por su atractiva cubierta es siempre un error.

2 Responses to El ÁNGEL PERDIDO. Diversión por saturación.

  1. Alba

    jajajajaja,non o leín pero fareino…xa sabes que adoro a literatura que non dí nada…..jajajaja

  2. Néstor

    Buff… deberías pensalo ben antes. Ten que haber opción mellores de “literatura que non di nada” que “El Ángel Perdido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *