browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

EL SÍMBOLO PERDIDO. Una nueva y “elegante” aventura.

Posted by on 15 Agosto, 2013

img-home-llibreautor: Dan Brown

año: 2009

     Con su penúltima novela, Dan Brown repite la receta que lo convirtió en el escritor más leído de la última década junto a Kent Follett. El Símbolo Perdido, igual que sus otras obras, gira entorno a secretos ancestrales escondidos enigmáticamente en los rincones de nuestro desarrollado siglo XXI. Robert Langdon será, una vez más, el experto “sabelotodo” encargado de descifrar, paso a paso, los acertijos que lo conduzcan a resolver la crisis. La francmasonería y sus secretos es el contexto utilizado por Brown para impregnarle misterio a la historia. Peter Salomon un reputado masón y amigo íntimo de Langdon es secuestrado por un lunático de cuerpo tatuado que pretende descubrir la poderosa sabiduría que esconde la “hermandad”.

     Esta ha sido la primera novela que he leído del famoso escritor norteamericano, y lo cierto es que me dejó más bien indiferente. En algunos momentos tuve la sensación de que su autor se inspiró para escribirlo en la película que todavía no existe. Muchos de sus numerosos y cortos capítulos son muy visuales y sencillamente adaptables a escenas cinematográficas.

     Con todo se trata de una historia repleta de suspense. Su autor consigue enganchar al lector a lo largo de sus seiscientas páginas, pero el sistema utilizado no es precisamente el más ingenioso de la literatura universal. Brown se sirve de breves capítulos para no terminar de decir nunca nada. Simplemente corta la narración de lo que estaba contando, así sin más, para retomarla más adelante. Y así constantemente, una y otra vez.

     A pesar de lo dicho la penúltima novela del autor de El Código Da Vinci me dio mucho de que pensar. En primer lugar llegué a la conclusión de que existen dos grandes tipos de novelas. Aquellas que se sirven de historias para hablarnos de sus personajes y otras que utilizan a personajes para contarnos la historia. En el primer caso solo conseguirás disfrutar del libro si consigues empatizar con el personaje. Entender sus sentimientos, sus actos y las motivaciones que lo conducen. Los libros del segundo tipo se justifican por un argumento atractivo y un relato envolvente y entretenido. Los personajes solo son instrumentos estereotipados y necesarios para desarrollar la trama. Pienso que el libro del que hoy estamos hablando pertenecería a este segundo grupo.

     Antes de terminar quisiera comentar algo que aunque tenga carácter anecdótico llamó poderosamente mi atención. Los que ya habéis leído El Símbolo Perdido seguro que os distéis cuenta de la cantidad de veces que aparece la palabra “elegante”… La elegante estantería, su chaqueta elegante, la elegante pronunciación, la elegante manera de caminar de Peter, las elegantes letras doradas grabadas sobre la elegante madera antigua…. y así innumerable cantidad de veces. En realidad esto fue lo único que hizo el plantearme no seguir leyendo. Pensaba “no soportaré que algo vuelva a ser elegante”, pero luego decidí tomármelo como un juego y contar las paginas que había hasta que volvía a aparecer el adjetivo. Rara vez pasaban más de diez páginas. Supongo que el problema tuvo que surgir con la traducción.

4 Responses to EL SÍMBOLO PERDIDO. Una nueva y “elegante” aventura.

  1. rosana.circe

    Unha crítica moi elegante, por certo…;)

    • Néstor

      Unha elegante crítica redactada por un elegante bloguero no seu elegante blog. Algún día serei coma Brown. XD

  2. Alba

    Elegante o xeito de dar mil reviravoltas e atopar sempre unha volta de tuerca mais…..que elegancia!!!a min tamen me pasou,case morro!!!de feito substituia esa palabra xq xa me daba raiva

    • Néstor

      Pero penso que o problema tivo que ser do traductor, porque é imposible que o libro se publicara así dun principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *