browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

AMERICAN HORROR STORY. Brujas, vampiros, espíritus y Jessica Lange.

Posted by on 27 abril, 2017

Lo propio sería comenzar este nuevo post reconociendo que desaparecer durante más de dos años, no publicar nada en este blog desde abril de 2015 es, casi, indecente. Lo que en su momento plantee como una nueva etapa en Palabra y Logos, “cambios y novedades” anunciaba, terminó por ser inactividad durante 24 meses. No voy a explicar las razones, porque no son consistentes, así que empiezo de nuevo (o continúo con el trabajo) sin más.

Durante todo este tiempo, por supuesto, no deje de leer. Más ensayos que novelas, pero muchos de estos ensayos también pudieron ser resumidos en un post de Palabras y Logos si lo deseara, así que ésta no fue la razón de la ausencia. Pero lo que si es cierto es que durante este último año leí considerablemente menos de lo que lo venía haciendo, porque, el caso, es que yo también me vi arrastrado por la moda de las series; lo admito. Y de una serie es de lo que voy a hablar en mi “nuevo primer post” de Palabras y Logos.

Una de las posibilidades que te ofrece una serie de televisión es la capacidad de conocer más y más a los personajes. Las decenas de episodios con los que cuentan las series de nuevo cuño ofrecen que, a lo largo de los horas de emisión, termines por entender las motivaciones, sueños, neurosis y complejos de cada unos de los personajes, lo que te permite empatizar con ellos y asumir, de manera más natural, sus comportamientos. Soy un “lector y espectador de personajes”. Carácteres interesantes, historias vitales bien estructuradas y con algún tipo de trasfondo ético siempre fue el principal ingrediente para que yo pudiese disfrutar de una película o una novela; de ahí que esté encantado con todas esas series interesantísimas estrenadas durante los últimos años.

Os voy a hablar de American Horror Story: Seis temporadas, cada una de ellas centrada en una historia de terror diferente es la estructura básica de este proyecto. De algún modo, cada historia trata de abordar una obsesión distinta de los miedos de la cultura popular norteamericana. Una casa encantada, un manicomio, el aquelarre de unas brujas, un circo de “engendros”, un hotel administrado por psicópatas asesinos y un programa de telerrealidad que termina en masacre son los espacios en donde se desarrollan las seis temporadas de la serie.

El atractivo fundamental del proyecto es el sentido que adquiere la obra al ser considerada en todo su conjunto, y también unas interpretaciones notables. El núcleo central del elenco repite en cada nueva historia, obviamente interpretando personajes distintos, excepto los papeles a los que da vida Jessica Lange, que de algún modo son siempre el mismo: una mujer que vive en la nostalgia de un futuro que prometía ser lo que no fue. Lange interpreta a personajes que comienzan a entender que se le escapa el presente y las posibilidades. Definitivamente, deleitarse con las distintas interpretaciones de la actriz que debutó con la mítica King Kong es razón suficiente para ver esta serie de terror.

Los personajes de las diferentes historias son seres crueles y vulnerables a partes iguales, y al mismo tiempo. El espectador es capaz (yo lo he sido) de horrorizarse con las acciones más bárbaras de, por ejemplo Larry Harvey, la “hermana” Jude Martin o de la camarera de pisos Iris y a la escena siguiente conmoverse profundamente con las tragedias personales del mismo asesino. Es para destacar la inquietante ternura de todos los personajes que dan sentido a la cuarta temporada: ´Freak Show`.

American Horror Story es un ejemplo paradigmático de las series de la nueva ola. Aunque hay que reconocer a Twin Peaks como la precursora de este nuevo modo de hacer televisión (por cierto, este año se estrena la tercera temporada del trabajo de David Lynch) es ahora cuando ya no queda duda de que el valor artístico de una serie de televisión puede ser superior, incluso, al séptimo arte.

Con todo, lo mejor es que, al parecer, todavía quedan tres temporadas por estrenar de American Horror Story. Según nos dice la Wikipedia tenemos historias de terror hasta 2019. Lamentablemente, si no hay cambios, parece que sin la excepcional Jessica Lange.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *