browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

LÁGRIMAS EN LA LLUVIA. La vida de la no vida.

Posted by on 7 Julio, 2013

autora: Rosa Montero

año: 2011

     Blade Runner es de una película estrenada en 1982 y dirigida por Ridley Scott. Se trata de una película interesante aunque sobresdimensionada y convertida en leyenda por el frikismo ochentero, cada vez más en alza. Pero si este filme de ciencia ficción es recordado es sobretodo por su monólogo final. Pues bien, la última frase de dicho monologo es la elegida por Rosa Montero para titular su novela.lagrimas-lluvia

     En ningún caso Lágrimas en la lluvia se trata de una versión de la película del director de Alien, ni se guardan paralelismos importantes entre el libro y el filme. Eso sí, la intriga también se desarrolla en el futuro y el mundo se encuentra habitado por humanos y replicantes. Otra constante en las dos obras es que los “tecno-humanos” tienen una corta esperanza de vida, y eso, comprensiblemente, los desespera.

     La escritora madrileña se sirve de Bruna Husky para elaborar una novela existencialista. La replicante vive en una intencionada soledad y obsesionada por el paso del tiempo y por su cercana muerte. De la que conoce su fecha exacta, como todos los de su especie. Diez años es la esperanza de vida de los androides de la historia de Montero. Un tiempo no lo suficientemente extenso para que el individuo considere “rentable” establecer lazos afectivos estrechos. Esto provoca que la mayoría de los “reps” se decidan por no vincularse sentimentalmente con nadie y apuesten por un carácter frío e introvertido que mantenga  a distancia a los individuos de su alrededor. Esta es la decisión tomada por la protagonista de la novela, recubrirse de una fingida autosuficiencia. “La detective regresó a su casa abrumada por un profundo desaliento,  Había días que parecían torcerse desde por la mañana y en los que la vida empezaba a pesar sobre los hombros como una manta mojada.” La utilización de los Replicantes para hablar de ciertas características de la vida humana es una idea original, adecuada y pertinente. Subyace constantemente el sinsentido de la existencia, mucho más patente cuando ésta es tan efímera. Como también se reflexiona acerca de la identidad y el peso absoluto que sobre ésta tiene la memoria. Sea real, ilusoria o implantada como en el caso de los tecno-humanos de la novela.

     De todo esto se habla en las páginas de Lágrimas en la lluvia, al tiempo que se desarrolla una historia de una conspiración política mundial. En un futuro en el que se entrecruzan intereses políticos de humanos, replicantes y alienígenas que conviven más mal que bien en el mismo planeta. La detective Bruna Husky recibirá el encargo de tirar del hilo de una trama política que se esconde detrás de la muerte de unos replicantes.

     Es una novela lineal y con una trama excesivamente sencilla pero entretenida. De todos modos, parece que todo forma parte del plan de la autora. Rosa Montero tiene tan claras las intenciones de su novela que apenas se esfuerza por idear giros imprevisibles ni complicados entramados argumentales. Cuando tienes algo interesante sobre él que reflexionar, una historia solvente y una atmósfera atractiva, la sencillez es siempre la mejor de las propuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *